Una linda mañana de diciembre en Salvador de Bahía.

Me encontraba paseando por El Pelourinho cuando de pronto me llamó la atención esta bahiana en su puesto de acarajé.

Esperé el momento y un “click” en mi compacta captó ese mágico momento en que se unían luz, color y sentimiento, creando el instante único.

© Andrés Antón

© Andrés Antón