Una mañana de otoño me llamó la atención la silueta de un hombre a través de la ventana del establecimiento donde me encontraba disfrutando de un vino en compañía de unos amigos. Pongo a punto la cámara y tomo la imagen enfocando a la ventana.

Cámara digital compacta a máxima apertura de diafragma para aumentar aún mas el desenfoque de todo aquello que no es la propia ventana. Posteriormente la imagen fue manipulada volteándola horizontalmente para que los tipos de uva sean legibles.
© Andrés Antón

© Andrés Antón