Digamos que esta es la típica toma de las que yo denomino «sálvese quien pueda». Sensibilidad a ISO 1600 y que la cámara haga lo que pueda. Solo esperar el momento de disparar entre la multitud y jaleo del escenario, al igual que los constantes cambios de iluminación.

El resultado a mi modo de ver fue bueno y más con la ayuda del DxO, que hace maravillas a la hora de procesar el ruido de la imagen.

© Andrés Antón

© Andrés Antón