¿Has notado que las lilas más espléndidas, por ejemplo, son las que crecen junto a establos en ruinas y chozas abandonadas?  A veces la belleza necesita ser un poco olvidada para alcanzar su plenitud.  Elizabeth Gilbert