Al sol de la tarde una joven se refrescaba en aguas de Itaparica.

El contraluz era muy fuerte y las sombras en el cuerpo de la muchacha se veían incrementadas por el tono de su piel. Aún así, mi compacta fue capaz de afrontar la situación. La sensibilidad fue ajustada a ISO 80 llevando la velocidad al máximo permitido por la cámara con sacrificio de profundidad de campo.

Se utilizó el software DxO para tratar la imagen mejorando así la calidad y homogeneidad de las sombras. Posteriormente se procesó la imagen para lograr este aspecto nocturno.

© Andrés Antón

© Andrés Antón