La toma en sí no tiene nada en especial, salvo el instante en que dos capoeiristas posan junto a una linda turista para así ganarse unos reales.

Imagen recortada en cuadrado para mejorar la composición.

© Andrés Antón

© Andrés Antón