Tormenta eléctrica

En la publicación anterior escribía sobre mis inicios en la fotografía y me refería a la Minolta 7s. Pues la foto que comento en esta ocasión esta tomada con esa cámara.

Empleé película positiva infrarroja de Kodak y, si bien no recuerdo el diafragma empleado (por aquella época no era tan meticuloso) sí recuerdo que está tomada en “B”, lo que alargó la exposición cerca de 60 segundos.


El tema elegido fue las luces de los coches que nos cruzábamos de noche en una autopista. Esas luces dejaban esta estela tan curiosa cuyos colores eran distorsionados por la película infrarroja. A modo de encuadre simplemente se volteó la imagen para que las luces se fugaran por la parte superior.


NOTA: Para los desconocedores, la posición “B” dejaba el obturador de la cámara abierto mientras se mantenía pulsado el disparador, permitiendo así hacer exposiciones largas.

© Andrés Antón

© Andrés Antón


 


Recordando: Los inicios

Tendría unos 15 o 16 años cuando tímidamente me introduje en la fotografía. Comencé con fotos a los amigos y algún que otro paisaje utilizando la cámara familiar. Nada menos que una Minolta 7s.

Minolta 7s

Era una cámara de 35 mm, telemétrica, con posibilidad de disparo automático y posición “B” que me permitió hacer alguna que otra investigación sin afectar a las arcas familiares.

Recuerdo aún el olor de su funda rígida de cuero, el maravilloso sonido de su obturador y también el “sssssssssssss” emitido por el autodisparador.

Poco tiempo después, ante las limitaciones de aquella cámara, un buen amigo dejó bajo mis cuidados su réflex, una Mamiya MSX 1000. Los avances fueron claros y así comencé a disparar mis primeros retratos, lógicamente a sus hijas para compensarle por el préstamo.

Mamiya MSX 1000

Paralelamente, y aunque mi primer contacto con el positivado en b/n había sido años antes en la casa veraniega de uno de mis tíos, la puesta en marcha definitiva fue por esas fechas en el baño de casa con una rústica ampliadora comprada a Pepe Amieva. Creo recordar que era una Meopta Axomat con un básico objetivo de la casa Schneider.

Meopta Axomat

Gracias a las negociaciones de mi padre y su amistad con el párroco, me dejaron instalar un pequeño laboratorio fotográfico en los bajos de la casa parroquial. Eso ya fue la bomba, pues podía trabajar a mis anchas y mi madre no se ponía de los nervios cada vez que utilizaba el “baño oscuro”, título del cuarto oscuro casero.

Ni os cuento el trajín entre pruebas y comparaciones; si eran mejor los químicos de Kodak o los de Agfa; como incrementar el grano a la película negativa o como forzarla en el revelado; sistema de zonas de Ansel Adams. Al final casi siempre película Kodak Tri-X con D-76 o HC-110, según el caso y para el positivado químicos de Tetenal con papeles Valca, Teteal e Ilford, sobre todo el Galery.

Ya introducido a fondo en la fotografia, llegó el momento de comprar mi primera cámara réflex. He aquí el eterno dilema: Nikon o Pentax. El viaje a Canarias de mi novia y la gran diferencia en precio, resolvió la duda a favor de la Pentax MX …

Pentax MX

… que poco a poco doté de motor, objetivos, flash y otros accesorios, llegando así a tener mi primer equipo fotográfico en condiciones, que me permitió disfrutar muy a fondo de la fotografía. Era una cámara robusta y para aquel entonces muy fiable. Las ópticas, una preciosidad aunque algo suaves.

Por aquela época alternaba el b/n con la diapositiva en color. Hacía paisaje, retratos y buscaba cualquier oportunidad para ganarme unas “pelillas” que reinvertía en mi afición.

Continuará.


El dedo de Dios

© Andrés Antón

© Andrés Antón

Y para concluir por hoy, otra impresionante toma de quizás el pico más emblemático de Asturias: el Urriellu o Naranjo de Bulnes, por el color anaranjado que adquiere al atardecer.

Curiosamente, la toma está realizada con el objetivo macro de 105 mm con medición matricial, lo que se transformó en f/5,6 y 1/125 para ISO 100.

La toma inicial fue tratada con efecto HDR que le proporciona este dramatismo y refuerzo de las zonas nevadas.


 


Hoja de Plata

Antigua diapositiva realizada con cámara réflex y objetivo macro de 105 mm.

Nuevamente la medición fue tomada sobre las luces.

© Andrés Antón

© Andrés Antón


 


Luces de ciudad

Siguiendo la línea marcada por la imagen anterior, tenemos también esta. Aquí el criterio en cuanto a la toma y la composición ha sido similar, solo se ha convertido en b/n para aumentar el dramatismo.
Objetivo macro de 105 mm, f/4,5 y 1/320
© Andrés Antón

© Andrés Antón


Siluetas de Invierno

Toma envuelta en cierto misterio gracias al fuerte contraluz y hacer el cálculo de la medición en las luces. Esto ha supuesto llevar la velocidad de obturación a 1/640 y el diafragma a f/10, utilizando cámara réflex digital.
Para mejorar la composición se ha recortado el encuadre original.
© Andrés Antón

© Andrés Antón


Río de Janeiro

Para concluir por hoy, he aquí una panorámica de Río de Janeiro. Consta de siete tomas a ISO 80 con velocidad a 1/250 y diafragma a f:6.3

Las tomas originales están en color, si bien revisten un carácter monocromático debido a la bruma existente.

© Andrés Antón

© Andrés Antón


 


Jovem Baiana

En ocasiones comíamos en uno de los “restaurantes” del Mercado Modelo de Salvador de Bahía. Desde el primer momento llamó mi atención la iluminación, limitada únicamente al fuerte sol a través de las ventanas. Esto producía fuertes contraluces que animaban a pulsar el obturador entre bocado y bocado.

Dentro del bullicio me cautivó la belleza de una joven Baiana y especialmente la forma en que el sol jugaba con su piel. Esperé el momento en que colocaba la comida sobre una mesa y el que uno de los comensales no me quitara ojo logró obtener este contraste entre la dulzura de la Baiana y la mirada del chico.

ISO 200 y velocidad a 1/250 con diafragma en f:4.5. Aquí el resultado,

© Andrés Antón

© Andrés Antón


Pescador na baía

Recorríamos las aguas de la bahía cruzándonos con pequeñas embarcaciones de pescadores.

La luz era bastante complicada y molesta, lo que ponía las cosas bastante difíciles a mi compacta. No obstante la plasticidad de las embarcaciones y sus tripulantes animaban a fotografiar una y otra vez.

Continuamos con ISO 80 y velocidad ajustada a 1/800

© Andrés Antón

© Andrés Antón


Jogar na baía

Aquí dos momentos en que los jóvenes se divierten y refrescan en aguas de Itaparica.

Me centré en componer personas y barcas. La cámara con sensibilidad ajustada en ISO 80, buscando equilibrio entre velocidad y apertura de diafragma.

© Andrés Antón

© Andrés Antón

© Andrés Antón

© Andrés Antón


 


error: Alert: ¡¡El contenido está protegido !!